LA GALLINA

En general tienen más de diecisiete meses. Esto hará que su carne sea sabrosa, pero más firme que la del pollo, por ejemplo. Convendrá, por tanto, que cuando la vayamos a preparar pensemos en recetas en las que la cocción sea larga.

 

EL CAPÓN

Es un pollo castrado más o menos a los cinco meses y al que después se ha engordado a base de cereales. Es una de las aves cuya carne es más sabrosa. Su crianza está limitada, de ahí que sea difícil encontrarlo; cuando más abundancia hay, es en torno a Navidad.

 

LA POULARDA

Es una gallina joven, a la que se ha engordado en cautiverio también con cereales. La carne de esta ave es, en general, tierna y muy blanca y posee una importante cobertura de grasa que al ser cocinada se irá fundiendo y dará más sabor al plato. Bastante utilizada en alta cocina.

 

EL PAVO

Como el pollo, posee muchas proteínas y poca grasa. Su carne tiene un sabor delicado, si bien es más seca que la de su hembra. En cocina se emplean ambos indistintamente. Fue bautizada por los conquistadores españoles como “gallina de India”. En España se utiliza especialmente para platos en días festivos.

 

EL FAISÁN

Ave de caza que se ha ido adaptando cada vez más al cautiverio. Los que han sido criados en cautiverio tienen una carne mucho menos sabrosa que los salvajes. Es caro, por lo que su consumo se suele reservar para una ocasión especial o para preparaciones de alta cocina.

 

LA PERDIZ

Ave de caza que, como la anterior, e incluso con mayor frecuencia se ha ido adaptando a ser criada en cautiverio. Al ir a comprarlas debemos recordar que son más sabrosas las hembras que los machos. Éstos se distinguen por tener una especie de botón en la pata. Otro dato para saber si es tierna, es fijarse en la parte baja del pico, que deberá ser blanda.

 

EL PATO

Tiene más grasa y su carne es de un sabor más fuerte que la del pollo. Cien gramos de carne de este animal nos aporta unas 340 calorías. Poseen un 53 por 100 de agua, un 30 por 100 de grasa, un 17 por 100 de proteínas y vitaminas y sales minerales en igual proporción que el pollo. Los primeros en domesticarlo fueron los chinos, que también han sabido prepararlo. Se suele comer el que tiene unos tres meses.

 

LA PINTADA

Su carne es muy sana, aunque algo seca según va siendo más seca el ave. Su sabor es original, ya que está a medio camino entre la caza y el ave de corral. Cada 100 gramos de su carne nos aportan sólo 150 calorías, por lo que dietéticamente es muy recomendable, incluso para personas que sigan algún régimen.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies